You are currently viewing Aumenta tus ventas con la publicidad en Facebook

Aumenta tus ventas con la publicidad en Facebook

Aumenta tus ventas con la publicidad en Facebook

No voy a hablar aquí de cómo gestionar tu página de Facebook, qué debes publicar en ella o con qué frecuencia debes publicar tus mensajes.

Si utilizas Facebook con regularidad, te darás cuenta de que publicar contenido cada 2 o 3 días tiene muy poco impacto en tus resultados.

No te estoy diciendo que no lo hagas –es importante mantener tu página de Facebook sana y actualizada-, pero los hechos son los siguientes: menos del 5% de las personas que siguen tu página ven tus publicaciones en su sección de noticias.

Ya me entiendes. Si ahora tienes 1.000 suscriptores en tu página de Facebook, menos de 50 de ellos recibirán tus publicaciones (a menos que sean especialmente buenas y atractivas, en cuyo caso puede que llegues al 10 o 15% de tu audiencia total).
¿Por qué este descenso de la eficacia? Porque a Facebook no le interesa.

Seguro que ya te has fijado en el botón azul que aparece debajo de casi todas tus publicaciones, el que te sugiere « Impulsar tu publicación« .

El principio de este botón es sencillo: le permite pagar para que su publicación se distribuya a un mayor número de personas.
Vayamos al grano: el rendimiento de la inversión en este tipo de operaciones es extremadamente bajo.

Le aconsejo que sólo lo haga si su publicación está destinada a anunciar una noticia importante (un traslado, una oferta de empleo, una nueva incorporación al equipo), o si su mensaje es especialmente importante para usted (un artículo de prensa especialmente halagador, una aparición en televisión, etc.). Fuera de estos contextos específicos, ¡no pulse el botoncito azul!

Pero si no puedes utilizar este botón, ¿cómo puede ser Facebook una de las herramientas más rentables de la web? La respuesta: gracias a su red publicitaria, repleta de información sobre sus clientes potenciales.

¿Qué significa realmente la publicidad en Facebook?

Echemos un vistazo más de cerca al modelo de negocio de Facebook para comprender mejor el poder de su herramienta publicitaria:

Facebook nos proporciona una plataforma de comunicación entre miles de millones de personas y herramientas para compartir todo tipo de datos (mensajes, fotos, vídeos).

Estas plataformas y herramientas tienen un objetivo común bastante obvio: recuperar nuestra información personal.

Y les proporcionamos una enorme cantidad de información:
La información que publicamos en nuestras cuentas personales, la que intercambiamos a través de mensajería instantánea, la que Facebook obtiene a través de aplicaciones y sitios web asociados (o que pertenecen a ellos), la que Facebook determina basándose en algoritmos (como tus hábitos de consumo o tu nivel de ingresos, por ejemplo).

Por tanto, Facebook está en posesión de toda la información que te define como persona, pero sobre todo como consumidor.

Pero veámoslo desde el punto de vista empresarial: Facebook está en posesión de toda la información sobre tus clientes potenciales.

Facebook sabe si tal o cual persona es aficionada al tenis, al golf o a la guitarra, Facebook sabe si tal o cual persona tiene o no la costumbre de comprar en la web. En resumen, Facebook conoce a sus clientes potenciales.
La buena noticia es que el modelo de negocio de Facebook consiste en vender esta información a empresas como usted y como yo, lo que nos permite realizar una publicidad muy selectiva y eficaz.
Facebook permite a empresas de todos los tamaños darse a conocer por una fracción ínfima de lo que habría costado utilizar los medios tradicionales.

He aquí un ejemplo real de publicidad en Facebook

Uno de mis clientes (un reparador de muebles de Shawinigan) invirtió 3.000 dólares en publicidad en Facebook.

Su anuncio se mostró a 155.000 personas (objetivos cualificados), lo que generó más de 10.000 visitas a su sitio web. Alrededor del 3% de las visitas al sitio web dieron lugar a una solicitud de presupuesto: 301 presupuestos.

El coste medio de un presupuesto es de 450 dólares, y la tasa media de firma es del 20%. Mi cliente obtuvo más de 27.000 dólares en ventas gracias a esta operación.

Retorno de la inversión: 1185%.

Bastante rentable, ¿verdad?
Les puedo asegurar que desde ese primer intento, ha repetido la operación cada trimestre.

¿Cómo me anuncio en Facebook?

Paso 1: Define el público de tu campaña publicitaria en Facebook

La audiencia de tu campaña publicitaria es a QUIÉN envías tus anuncios. Para esta fase, te sugiero que te alejes un rato del ordenador y cojas un bolígrafo y un cuaderno: todo empieza con un periodo de reflexión.

Su tarea consistirá en poner por escrito los criterios que definen su clientela.

Sé lo que estás pensando: ya conoces el perfil de tus clientes y te sientes preparado para ir más allá, pero voy a insistir: necesitas pensar aún más para obtener buenos resultados.
Para ayudarte en este ejercicio, voy a compartir contigo mi método personal, el del « avatar ».

Un avatar es una imagen extremadamente precisa de tu objetivo, hasta el punto de que sientes que lo conoces personalmente.

Ejemplo:
Si quiero crear un avatar para una peluquería dirigida a mujeres de entre 30 y 35 años, me imaginaré a una clienta en particular: llamémosla Julia.
Julia tiene 32 años, es enfermera, gana unos 40.000 dólares al año y conduce un pequeño Mazda rojo de 2014. Está muy « conectada »: hace pedidos regularmente a Amazon, consulta su correo electrónico con regularidad, chatea mucho por la aplicación « messenger » de Facebook y a menudo busca ideas de moda o peinados en Pinterest e Instagram. Considera importante cuidar su aspecto y va a la peluquería una vez al mes y a la esteticista una vez cada dos meses. Le gustaría ir más a menudo, pero su presupuesto y su tiempo son limitados (tiene un hijo de 7 años).

Julia es un avatar realista para un salón de peluquería, pero no es real: me la he imaginado, a ella y a su estilo de vida, basándome en lo que habría observado de mis clientes si yo fuera peluquera.

El objetivo no es dirigirse a todas las enfermeras de la ciudad, sino definir criterios eficaces para su público:

– ¿Cuáles son los intereses de sus objetivos? ¿Dónde viven?
– ¿Cuáles son sus ingresos?
– ¿Cuál es su situación familiar?
– ¿Se sienten tan cómodos con Internet que te compran productos online?

Así que le sugiero que haga el mismo ejercicio: piense en su base de clientes, o en lo que espera que sea su base de clientes, e imagine un avatar.

Este ejercicio te facilitará mucho la creación de una segmentación realmente buena en la herramienta de creación de público de Facebook.

Paso 2: Crear la imagen de tu anuncio de Facebook

Una vez que haya creado su público, el gestor de anuncios de Facebook le pedirá que cree su visual: su anuncio.

Un anuncio de Facebook consta de varios elementos: una imagen (una foto, un vídeo, varias fotos, etc.), un título (una frase corta como máximo) y un texto descriptivo.

La imagen: es lo que atrae la mirada del visitante hacia su anuncio, y debe ser colorida y atractiva. Debe ser bonita y eficaz, pero también debe despertar la curiosidad.
Utilizar un vídeo puede ser una excelente idea, pero no confíe en el sonido: si quiere hablar en el vídeo, ¡añada subtítulos!

El título: es el segundo elemento que ve un visitante cuando mira su anuncio. Su título debe despertar la curiosidad suficiente para que su objetivo lea el texto descriptivo. Es una especie de teaser de lo que el visitante encontrará en el texto descriptivo.

El texto descriptivo: aquí es donde tendrá que hacer todo lo posible para que su cliente potencial haga clic en su anuncio. Por lo general, el texto debe explicar tu propuesta de valor y convencer al visitante de que hacer clic en tu anuncio puede resolver uno de sus problemas.

Algunos consejos para hacer publicidad en Facebook con éxito

Primer consejo: haga una oferta muy atractiva, pero sobre todo honesta.

En su anuncio, es evidente que va a hacer una oferta a sus objetivos.
Va a ofrecerles algo a cambio de que hagan clic en su anuncio: puede ser un regalo o una promesa, por ejemplo.

Su oferta debe ser muy atractiva. Para validar la eficacia de su oferta, compruebe que resuelve un problema realmente importante para su público objetivo: un problema URGENTE, IMPORTANTE y DIFÍCIL.

Tómate tu tiempo para crear una oferta personalizada. Has pensado mucho en tu avatar y en la creación de tu público en Facebook, así que aprovéchalo para personalizar tu oferta.

Ejemplo: si tu público objetivo es una mujer, pon tu mensaje en femenino: ¡tu cliente potencial se sentirá más concernido!

El último punto de este primer consejo: sé sincero. En publicidad es tentador querer hacer una oferta « demasiado » atractiva y prometer milagros para conseguir clics. El problema es que si tu oferta es demasiado buena para ser verdad, será contraproducente.

Recibirás comentarios negativos sobre tu publicidad, no venderás, tu reputación se verá empañada y, con el tiempo, Facebook podría incluso bloquear tu acceso al Administrador de empresas.

Esto me lleva a mi segundo consejo: mantente auténtico.

No intentes adoptar un mensaje que no se parezca a tu empresa o a tu posicionamiento, porque los clientes potenciales lo notarán. Tienes que unificar tu visibilidad y asumir tu imagen de marca.

Ejemplo:
Si su anuncio es 100% humorístico, y su cliente potencial hace clic en él para ir a una página web muy seria y corpo, ¡su público objetivo tendrá la impresión de que ni siquiera sabe quién es ni lo que quiere comunicar! Así que asegúrese de mantener el mismo tono entre su anuncio y la página a la que enlaza.

Pasemos ahora a algunos consejos un poco más técnicos:

Cuando crees tu anuncio, Facebook te pedirá el presupuesto diario que quieres asignar a tu anuncio.
Mi consejo: tanto si eres autónomo como si eres una multinacional, empieza siempre con 5 o 10 dólares al día.

El objetivo no es que la publicidad sea rentable y ultraeficaz desde el primer día: Facebook tiene que ajustar su algoritmo y tú tienes que hacer tus propias pruebas. Incluso te aconsejo encarecidamente que crees varios anuncios y los pongas a competir. Invertir entre 5 y 10 dólares al día te permitirá probar tus anuncios y dejar que Facebook los ajuste sin quemar tu presupuesto.

Si tu objetivo final es invertir 100 $ al día, te aconsejo que lo hagas gradualmente. Después de dejar tu anuncio en 5$/día durante 3 o 4 días, aumenta el presupuesto en un 10%/20% por día, cada día, hasta que alcances tu cantidad final. De esta forma Facebook no se verá interrumpido y no tendrás ninguna caída en la efectividad de tus campañas.

Conclusión

La publicidad en Facebook es una herramienta maravillosa para comenzar a adquirir tráfico y clientes potenciales. Este método se puede utilizar a partir de un presupuesto bajo y tiene la gran ventaja de provocar retornos de inversión casi inmediatos.

Sin embargo, la publicidad en Facebook debe ir acompañada de varios métodos para “retener” a sus prospectos y “relanzarlos”. Le aconsejo encarecidamente que lea nuestro artículo sobre marketing por correo electrónico, por lo general es el tipo de método que, una vez combinado con la publicidad en Facebook, ¡puede multiplicar por diez sus ventas!

Tú decides !

¿Quieres contarnos sobre tu proyecto?